Logo de viajarconencanto
 
 
 
     
 
 
 
   El Blog Con Encanto

Postura del Guerrero o Virabhadrasana

La mayoría de los practicantes de yoga, aún los más principiantes, conocen la Postura del Guerrero, o Virabhadrasana. En cualquiera de sus tres variaciones principales, se trata de una pose excelente para fortalecer piernas y brazos al mismo tiempo, por lo que constituyen una secuencia común en clases de yoga de todo tipo. Lo que quizás no conozcas, sin embargo, es la historia detrás de esta asana, que se encuentra arraigada en un mito de la tradición hinduista.

La historia detrás de la pose del guerrero

Según la historia, Sati, hija del rey Daksha, era una gran devota de Shiva. Tal era su devoción que para impresionar al asceta dios, decidió retirarse al bosque, renunciando a su vida de lujos por una vida más austera. Impresionado por su fortaleza, Shiva responde a sus oraciones y acepta casarse con ella.

Daksha, sin embargo, no aprobaba el matrimonio de su hija. Decide celebrar un yagna (ceremonia ritual), e invitar a todos los dioses, dejando fuera a su hija y su esposo. Sati decide asistir a pesar de no haber sido invitada. Al llegar, es repudiada por su padre y sus familiares, quienes cuestionan las virtudes de Shiva. Sati, enfurecida y humillada, decide cortar toda conexión con su padre dejando atrás el cuerpo que él le había dado. Según algunas versiones, se inmola lanzándose a las llamas del sacrificio ceremonial. En otras, entra en un profundo estado de meditación hasta que eventualmente su cuerpo estalla en llamas.

Al enterarse de la muerte de Sati, Shiva se siente consumido por el dolor y, enfurecido, arranca un mechón de su cabello y lo lanza contra el suelo. De una de las hebras surge un terrible guerrero al que nombra Virbhadra (etimológicamente, Vira = héroe, bhadra = amigo). Por mandato de Shiva, Virbhadra se presenta en el yagna con el objetivo de matar a Daksha.

Las tres variaciones de Virabhadrasana surgen de los siguientes momentos:

  1. Virabhadra se presenta en la ceremonia, abriéndose paso desde las profundidades de la tierra y empuñando sus espadas con ambas manos (Virabhadrasana I)
  2. Localiza a Daksha y establece su blanco (Virabhadrasana II)
  3. Con un sútil y preciso movimiento, decapita a Dakshna con sus dos espadas (Virabhadrasana III)

Al llegar al lugar de los hechos, la ira de Shiva da lugar a la compasión. Reasume a Virbhadra en sí mismo, y regresa a Daksha a la vida, reemplazando su cabeza decapitada por la de una cabra.

¿Por qué realizamos esta postura?

Puede resultar extraño que una postura de yoga tenga su origen en lo que a simple vista parece un violento acto de venganza. La explicación es la siguiente: la de Virbhadra no es violencia sin motivo; así como Shiva, “destruye para crear”. Lo que realmente se evoca en esta asana es al guerrero espiritual. Al alzar los brazos empuñamos las espadas con las que podemos destruir al verdadero enemigo, el ego y la ignorancia, así como Virbhadra cortó la fuente de la arrogancia de Daksha, su cabeza.

Más allá de su origen religioso y su valor simbólico, las tres posturas del guerrero son posturas sumamente vigorosas, que requieren una gran concentración y capacidad para enfocarse en varios factores a la vez. Además, por involucrar varios músculos a la vez, y por el hecho de que cada lado del cuerpo está ejecutando acciones totalmente distintas, nos ayuda a registrar dónde se encuentran nuestras debilidades, nuestros puntos fuertes, y dónde cargamos tensión. En forma complementaria, la pose del guerrero III es una de las mejores asanas de equilibrio!

 

 

 

Últimos Artículos

Postura del Guerrero o Virabhadrasana

 
 
 

// © Copyright 2008-2009 //   Todos los derechos reservados //  Optimizado 1024x768 px o superior. creado por scap89@gmail.com -Raúl